Extracción de muelas del juicio / Cirugía dental - Dentista en Miami, FL - Fontainebleau Dentistry

muelas del juicio / cirugía dental


¿Por qué someterse a una cirugía dental?

Si bien la extracción de las muelas del juicio es la cirugía dental más conocida, existen muchas razones para necesitar una cirugía dental, como las siguientes:

  • Reparación o tratamiento de afecciones graves que afectan la dentadura, el paladar, los labios, la mandíbula o el rostro.
  • Solución de los problemas ocasionados por la apnea obstructiva del sueño, las infecciones o el dolor facial
  • Reparación de los daños de la zona maxilofacial provocados por un accidente o una lesión grave.
¿Qué es un cirujano dental?

Los cirujanos dentales, denominados también cirujanos maxilofaciales y dentales, son dentistas cualificados que han cursado cuatro años adicionales de capacitación especializada. Su formación avanzada incluye anestesiología y diagnóstico y tratamiento quirúrgico de defectos, lesiones y enfermedades de la boca, la mandíbula, las piezas dentales, el cuello, las encías y otros tejidos blandos de la cabeza.

¿Cuándo lo remitirán a un cirujano dental?

Su dentista o un especialista lo remitirá a un cirujano dental en muchos casos, entre ellos los siguientes:

Remisión por parte del dentista
  • Un diente afectado es diagnosticado cuando una pieza dental permanente (adulto) no ha salido del hueso, pero se mueve hacia o empuja contra la pieza dental adyacente.
  • Una lesión, un tumor u otro tejido de la boca o la mandíbula que necesite biopsia o extracción o si se sospecha cáncer bucal.
  • Se necesita un implante dental para reemplazar una pieza dental faltante o para apoyar un puente.
  • Se deben extraer una o más piezas dentales.
  • Una pieza dental se quiebra en la línea de la encía y la pieza dental o los fragmentos de la raíz deben extraerse.
  • Se necesita una cirugía correctiva de tejidos blandos o de huesos en la zona maxilofacial.
  • Se necesita realizar diagnóstico y tratamiento de infecciones en la zona maxilofacial.
  • Existe dolor facial, que incluye dolor sospechoso de trastorno de la articulación temporomandibular (TMJ).
  • Se sospecha la presencia de apnea obstructiva del sueño.
Remisión por el ortodoncista
  • Presencia de una mordida abierta (espacio entre las piezas dentales superiores e inferiores cuando la boca está cerrada).
  • Apariencia facial desequilibrada de la parte frontal o lateral.
  • Lesión facial o defecto congénito que afecta la zona maxilofacial.
  • Mentón hundido o mandíbula prominente.
  • Un problema que ocasiona que los labios no se junten sin esfuerzo.
¿Cuáles son algunas cirugías bucales comunes?
Extracción de piezas dentales

Después de la aplicación de anestesia, se insertan instrumentos especiales entre la pieza dental y la encía que rodea la pieza dental. La pieza dental es movida hacia delante y hacia atrás dentro de la cavidad de la encía (el hueso que encierra la raíz de la pieza dental) hasta que se desprende del ligamento que la mantiene en su lugar. En ocasiones, la pieza dental se divide en partes pequeñas (se secciona) antes de extraerla.

Extracción de un diente afectado

El método de extracción de un diente afectado depende de la cantidad de raíces que tenga y de su ubicación debajo de la encía. Por lo general, se seda al paciente, además de aplicar anestesia en la zona afectada.

Se crea un colgajo de tejido gingival para acceder al tejido óseo, y se hace una pequeña abertura en el hueso que cubre el diente afectado. El diente afectado se corta en pequeñas piezas (es seccionado) y es extraído por la abertura. El colgajo de tejido gingival se vuelve a colocar en su posición original y se sutura.

Extracción de las muelas del juicio

Los terceros molares, denominados también como muelas del juicio, son el último juego de piezas dentales permanentes que aparece en la boca de una persona y son también las que hacen menos falta. Las muelas del juicio pueden poner en peligro la salud dental de un paciente cuando:

  • Salen por la encía, pero la mandíbula es muy pequeña para contenerlas. Como resultado, obligan a las demás piezas dentales a desalinearse y pueden dañar la mordida.
  • No salen por la encía y no están en una posición normal. Como resultado, se aproximan a las raíces de las demás piezas dentales, obligándolas a desalinearse, y pueden dañar la mordida.

Si la mandíbula es muy pequeña para dar cabida a las muelas del juicio, es muy común que se produzcan molestias e inflamación en la encía o la mandíbula. Además, existe un mayor riesgo de desarrollar periodontitis (enfermedad de las encías).

 

La cirugía para extraer las muelas del juicio es normalmente el mejor procedimiento a seguir. Si una muela de juicio ha salido completamente por la encía, se realiza una extracción habitual de pieza dental. Si la muela del juicio no ha salido por la encía, se utiliza un método de extracción para el diente afectado.